jueves, 23 de noviembre de 2017

A Baeza

Ya estuve hace diez años*, pero por hacerle caso (otra vez) a Gregorio Luri, me voy a Baeza, a un Congreso, a hablar de san Juan de Ávila y el griego /(y de Erasmo, que me lo he encontrado en el medio, mecachis, con lo mal que me cae).
Voy a ir en coche: Orense - Zamora - Salamanca - Plasencia - parada en Talavera de la Reina (a ver a mí tía) - Baeza. Soy cada vez más perezoso en viajar, pero me hace un montón de ilusión ese cruzar por la vía de la Plata y hacer luego como un Camino de carmelitas, el de santa Teresa y de san Juan de la Cruz.


---
*Releo lo que escribí hace diez años sobre ese viaje a Baeza y la verdad es que me me gusto mucho releyéndolo: mirad la primera entrada o la segunda (donde nació la AA) incluso la tercera o la cuarta sobre Machado, la quinta y la sexta de vuelta. En la séptima ya estoy en Madrid, la octava va de una ofrenda floral y resulta que la novena y final es el encuentro -¡hace diez años ya! con unos muy buenos amigos.

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Un nuevo sacerdote en la eparquía de Bratislava



Hace ya nueve años estuve en Bratislava. Allí conocía a una familia de católicos de rito oriental, así que pude asistir varias veces a la liturgia (más información aquí), quizá de las veces que más me ha conmovido y todo ello sin entender ni una palabra; por eso, entre otras cosas, no le veo el problema a la liturgia en latín en la Iglesia latina, aunque uno no entienda nada (pero es que no es sólo cuestión de entender).

El último día Andrej, uno de los hijos, me estuvo enseñando los iconos. Es una eminencia de teología y liturgia eslava. En estos años se casó y tiene dos niños. Ahora se ha ordenado de sacerdote (porque los casados se pueden ordenar de sacerdotes). Yo estoy muy contento, por la Iglesia Universal, por la Eparquía grecocatólica de Bratislava y por mis amigos (su abuelo, ya fallecido, era un sacerdote, de esos mártires en vida de la época comunista).



Ahora han puesto en su web un montón de fotos. Son impresionantes: las de aquí son de esas.

Hace poco transmitieron en la Radio Eslovaca una celebración litúrgica desde esa misma iglesia y con su coro: y cómo cantan: aquí lo podéis oír.

martes, 21 de noviembre de 2017

Oxford 17 - Sobre Evelyn Waugh

Con ocasión de la publicación de los primeros volúmenes de las Obras Completas había una pequeña exposición en la Weston Library. Cargaban las tintas en todo lo negativo, pero al menos había cosas originales de Waugh, especialmente de su faceta de artista:

A la izquierda, ejemplares de The Oxford Broom de 1923, con grabados suyos de portada (uno lo vendieron aquí por 1300 libras). A la derecha, documentos de matrícula.


El de ser pintor (fallido) es un tema que recorre su obra: Esto en concreto son dos grabados de 1923. El de la derecha es Richard Pares; el de la izquierda es Harold Acton declamando con un altavoz, igualito que Anthony Blanche leyendo a gritos La tierra baldía en Retorno a Brideshead.




Esto, aunque se vea mal, es un dibujo muy bueno de una calavera; otro tema suyo, lo de Et in Arcadia ego:


Aquí, una citación de la policía para declarar por ir borracho en un coche con Matthew Ponsonby. Los tabloides se cebaron, llamando a Waugh, sin decir su nombre, el "pasajero imposiblemente borracho" (incapably drunk). También eso acabó en Retorno a Brideshead:


Si Waugh fuera sólo la suma de lo que ponían allí (aparte de sus propios dibujos) como positivo sería un ser bastante repugnante: pijo, borracho, frívolo. Lo que lo hace grande es lo que intentaban obviar, justamente, esa grandeza que no le reconocen, ay, ni en el propio Oxford.

lunes, 20 de noviembre de 2017

En vez de desahogarme, me disparo en los pies

Estos último días el cuerpo me estaba pidiendo dejar de regodearme en Oxford o Jerusalén y hacer una lista de malotes o encontrar algo de lo que quejarme airadamente, pero gracias a Dios me vinieron a la cabeza las imágenes de Arturo Pérez-Reverte y Javier Marías y me horrorizó pensar que me pueda llegar a parecer en algo a ellos, hacer un texto donde me queje de algo quedando yo como el rey de los mares al final.

Y mira que podía quejarme de esta semana pasada. Diréis: es culpa tuya. Sí, no debí haber apostillado "Qué bobada" a esta frase que me encontré en twiter:
"Lo único verdaderamente importante es la filosofía. Porque el dinero satisface los deseos humanos pero es la filosofía la que los moldea. Oeconomía ancilla filosophiae".
En realidad la frase se podría intentar salvar, con mucha paciencia y muchos distingos y mucha misericordia, pero es que me pilló mal y contesté sin pensarlo.

El autor de la frase vio el comentario y, como hace cinco años, me llamó "Sara". Era una ironía que se entendía hace esos cinco años referida a Sara Carbonero y su supuesta inteligencia o falta de ella. Le contesté así: «Vaya, ya me insultaste así hace años. Qué memorioso». No le hizo gracia, me recordó una entrada mía en la que le fiskeaba un artículo. Le explique que aquello no era insultarle, sino un fiskeo. Acabó la conversación diciendo que pasaba de mí, que me dejaba en mi «santa insignificancia».

Así que en vez de hacer un Reverte o un Marías, me voy a disparar en los pies, haciendo de malote pero en la versión boba, diciendo de mí cosas que todo el mundo pensará que son estúpidas:

1. No me gustan los cuadros de Leonardo da Vinci (bueno, los dibujos sí).
2. No soporto la Novena Sinfonía de Beethoven.

Hala, ya lo he dicho. Me vuelvo a mi «santa insignificancia», la de los cuatro colgados que me leéis.

viernes, 17 de noviembre de 2017

Musica que recomendar

Esto podría parecer una balada tradicional, pero es de la sueca Likke Li, muy valorada en el «mundo indie» (no confundir con el «mundo indepe»). Es una canción preciosa de todas maneras. La conocí gracias a este blog, que aparte de grandes textos, tiene recomendaciones musicales grandiosas:


Me gusta mucho lo que hace La bien querida. Esta canción está muy lograda y la letra es muy buena:



Venga, otra de Amadou y Mariam. Me da muchísima pena la letra, es desesperación con un rayo de esperanza en, justamente, el valor de la pobre guitarra del pobre Amadou:



Y estas cuatro canciones del islandés Júníus Meyvant:

jueves, 16 de noviembre de 2017

Oxford 16 - Christ Church College - el prado, el comedor y textos varios

Es monumental. Impresionante. Como los demás Colleges que he visto, el de Christ Church tiene un espacio con césped impoluto en medio, pero este es diez veces más grande que los demás:


Allí está un comedor «Harry Potter»


Bien, pero tirando a cutrecillo, la verdad; esas servilletas de papel como que no mucho.


Había placas a empleados, como este de la biblioteca, que lo fue durante 70 años:


O este portero que «mereció y obtuvo la aprobación y estima de la Sociedad toda»:


Había otro porrón de placas de eruditos. Sólo pongo esta de Osborne Cordon, que tenía un ingenio «acre, subtile, facetum» (agudó, sutil, juguetón). Y otra cosa bonita dicen de él: que vencía para sí a todos, tanto iguales como discípulos, en amistad («omnes sibi tum aequales tum discipulos amicitia devinxerit»):




Aquí Liddell, el del diccionario, el amigo de Lewis Carroll, el papá de Alicia


Un guiño para superar a Horacio de este obispo de Armagh que «bene merendo» (mereciendo bien) dice el tío que «exegit monumentum sibi hoc marmore perennius» (levantó un monumento para sí más perenne que este mármol).


Tengo que contar, para acabar, que fui al baño, aprovechando. Allí es donde me encontré este cartel que dice que no tiren el papel higiénico en en la papelera, sino en el baño. Yo si fuera chino (si es que es chino lo que está escrito arriba), me picaría:

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Oxford 15 - La Catedral de Christ Church - Locke y Ruskin y vidrieras y memoriales

En el suelo de la Catedral, antes del coro, dos placas, una lápida de John Locke

«I know there is truth opposite to falsehood, and that it may be found if people will and is worth the seeking» (Sé que hay verdad opuesta a la falsedad y que puede descubrirse si la gente quiere y está a la altura de la búsqueda).

Y otra de John Ruskin:

«There is no wealth but life» (No hay más riqueza que la vida). la frase vale por sí sola, pero si miráis el contexto, veréis que la opone a la economía política del momento, que veía la riqueza en otras cosas más materiales. Pero mejor es poner la cita entera:
THERE IS NO WEALTH BUT LIFE. Life, including all its powers of love, of joy, and of admiration. That country is the richest which nourishes the greatest number of noble and happy human beings; that man is richest who, having perfected the functions of his own life to the utmost, has also the widest helpful influence, both personal, and by means of his possessions, over the lives of others.

Las vidrieras eran del prerrafaelita Edward Burne-Jones, con la colaboración de William Morris:











Si os parecen flojas las fotos (con razón), podéis mirar este vídeo:


También había placas de homenaje, por ejemplo a los muertos en la guerra de los boers en Sudáfrica:


O esta a un estudiante («adolescens fortis innocensque») que se ahogó («obiit Iside demersus»: murió ahogado en el Isis):


Había también un busto de Pusey, el gran amigo de Newman en la época tractariana: