lunes, 24 de abril de 2017

En la cuenca del Corgo/Sarela (1)

Un afluente del Sarela es el río Corgo (o Corvo, que las autoridades dudan), que cruzo todos los días (es con el que han hecho el estanque del Auditorio). Del Corgo al Sarela, las aguas acaban en el Sar, río literario donde los haya, que acaba en el Ulla, que acaba en el mar, como debe ser.

Por ahí paseamos ayer. Primero hice parar en el estadio de santa Isabel, buen ejemplo brutalista:





De esta foto estoy muy orgulloso; hasta tiene carteles de ultraizquierda, para adornar:


Desde allí se ve el skyline: san Francisco, el Obradoiro, el palacio de Rajoy:


Y moviéndonos un poco a la izquierda, vosotros no distinguiréis nada, pero yo sí que veo a la izquierda el cilindro de santa Clara sobre el edificio de Magisterio, la cuadratura del círculo de mis amores actuales: barroco + brutalismo. Os lo pongo bien grande:


viernes, 21 de abril de 2017

Como Charlie en la fábrica de marras

Me entraban dudas sobre si poner esto de Michael Praetorius, que no sabía ni quién era hasta que alguien (no sé ahora quién) lo recomendó, pero es que es muy bonito:



Yo estoy como Charlie en la fábrica de chocolate de Willie Wonka: todo me llama la atención en la música clásica, pero todavía más en el corralito en el que estoy estos últimos tiempos (sin mucha intención de salir, la verdad), el de Haendel. En el coche voy reptiendo L'Alegro, il penseroso ed il moderato y luego Tamerlano. De esta ópera, ayer volvía a escuchar este chute de fuerza:

Aquí, cantado por Carlo Vicenzo Alemanno:


Y aquí por Alexander Basil Young


Aunque siempre dejo un hueco para la música con trompetas:

jueves, 20 de abril de 2017

Mi Facultad y la Bauhaus

Hay un documental muy bueno sobre el edificio de Dessau de la Bauhaus, en una colección admirable, del canal Arte, que tenéis aquí, en youtube:



Mi Facultad no parece que tenga nada que ver, en principio, al menos si uno se fija primero en la fachada "noble" (foto mía).


Pero resulta que viendo el programa de la Bauhaus, caí en la cuenta de que la parte de detrás del edificio, donde están los despachos, tiene una fachada de cristal y los radiadores en el mismo sitio. Y tanto allí como en mi Facultad, a los arquitectos les importó poco que se produjera un efecto invernadero con esos muros de cristal tan diáfanos (valga la tontería) y que nos friéramos cuando el sol se digna salir (y por eso hubo que poner cortinas).





Y así, viendo un edificio de Dessau, caí en la cuenta de algo de aquí.

miércoles, 19 de abril de 2017

Rebobinar

Estos días estoy siendo todavía más consciente, en el horizonte cercano, más o menos dentro de un mes, de un cumpleaños redondo, de lo lanzado que está el tiempo a quemar etapas, cada vez más deprisa.
Yo pensaba que había dicho hace poco que el roble de mi Facultad se llenaba de hojas muy rápido, pero me despisté con otra cosa y le dio tiempo a perder todas las hojas y a volver a sacar unas nuevas, en un abrir y cerrar de ojos que ha sido un año.

[Y busco en el blog, y me encuentro casi lo mismo que hoy, pero hace dos años; hace un año solamente puse esto. Me repito, ya se ve, pero mi argumento de lo rápido que pasa el tiempo sale reforzado]

Así ha sido esta vez:

El 5 de abril


El 10 de abril:


Y esto es el 18 de abril:


¡Un prodigio! ¡Y qué primavera estamos teniendo en Galicia, señores!

martes, 18 de abril de 2017

El puente de las artes



Es un puente de París y el título de una película bien difícil de «encasillar». Yo la conocí por la escena central, que puse aquí hace tiempo sin saber, simplemente porque cantaban el Lamento de la ninfa de Monteverdi, una de esas cimas de la música vocal que uno no se cansa de oír.
Es de 2004 pero parece una de esas películas francesas de los sesenta o setenta «de arte y ensayo», todo ultrasofisticado y con un argumento (caso de tenerlo) difícil de resumir en diez páginas. Pero en realidad es puro espejismo: es una reflexión muy interesante sobre el arte como puente (o no) a algo, y está llena de humor (o al menos a mí me hizo mucha gracia), con muy buenos golpes por ejemplo a las humanidades: uno de los personajes tiene que hacer una tesina sobre la trascendencia materialista en Breton y cae en la desesperación. Su novia le acaba dejando por otro que está haciendo la tesis sobre la alimentación en Aquitania en el siglo XII (chica práctica).

A mí me ha recordado mucho a Kaurismaki, en la impasibilidad de los personajes, y a Ozu, en los primeros planos constantes. Luego caí en la cuenta de que dos actores, Jérémie Renier y Olivier Gourmet, son los protagonistas respectivos de El niño y El hijo, de los hermanos Dardenne, dos de mis películas favoritas de todos los tiempos.

Es Paris en unos años indeterminados, es el arte barroco y la vida, es el humor y el dolor, todo junto. Y reflexiones filosóficas muy interesantes.

Miré después en internet y algunos le critican al director, famoso antes en la comedia clásica francesa, el uso de la sinalefa, porque les parece totalmente antinatural: yo noté algo raro con cosas como yesuisun...Luego es la película con más «si» (no «oui», sino el «si» para responder que no al no en francés).

Lo que no me atrevo es a recomendarla: tengo miedo de que sólo me haga gracia a mí. Pero probad con estos 7 minutos, que tienen una parte narrativa y luego la canción de Monteverdi:



Y esta escena:

domingo, 16 de abril de 2017

Muy feliz Pascua

Os deseo muy feliz Pascua, el único evento que nos e-viene, por traducir mal lo que leí ayer en una entrevista a Rémi Brague: es el único sucedido (événement) que merece ese nombre. En un mundo en el que lo que todo lo que ocurre son variaciones, de un caleidoscopio, pero variaciones, sólo la resurrección nos llega imprevista: «La resurrección es el único evento que, como dice su nombre, llega, atraca en nuestras costas viniendo de un Otro absoluto» (La résurrection est le seul événement qui, comme le dit le mot, «arrive», accoste à notre rivage en venant d'un «Ailleurs» absolu).
Dice otra cosa más, dándole la vuelta al argumento de los que se quejan de que fiestas como la Navidad ocupen el sitio de una fiesta pagana. La Pascua es el cumplimiento de lo que está pasando estos días en la naturaleza, a partir del calendario judío, pero no tiene que ver con cuestiones de ciclos de la naturaleza a lo rama-dorada-de-Frazer: «¿O hay que ver en el ciclo de las estaciones la prefiguración, la promesa sin cesar reconducida y sin cesar derrotada por la naturaleza, de una primavera sin fin, de un día sin crepúsculo? (Ou faut-il voir dans le cycle des saisons la préfiguration, la promesse sans cesse reconduite et sans cesse déçue par la nature, d'un printemps sans déclin, d'un jour sans crépuscule?).

Esto lo leí ayer y fue otro subidón después del Libro de la Pasión, de Ibáñez Langlois, que había estado recordando por partes desde el viernes. Siendo una lectura muy dolorosa, me estaba siendo alegre seguir al Señor en su ofrenda por nosotros.

Y no sé cómo, pero redondeó la mañana excelentemente este concierto:



Es música de Monteverdi en la primera parte, unos salmos, que por lo tanto hablan de Cristo (por ejemplo en 10:58 Beatus Vir, el Salmo 112 con una alegría desbordante) y una parte muy conocida del Vespro, en el minuto 19:24, que habla de María y fue todo una felicidad completa, no sé si muy propia del Sábado Santo, pero es que yo me apunté a la teoría de Muñoz Seca de que todos estamos, el Sábado Santo, al tanto de que es la espera de lo que sabemos que es el Domingo de Resurrección.
Qué alegría oír esas voces maravillosas (y luego una Misa a ¡53 voces!, de Biber, en el mismo sitio para el que se pensó, la catedral de Salzburgo, con balcones para las trompetas). Qué bien. Además los había oído aquí en Santiago, una obra de Zelenka.

Y vamos, que muy feliz Pascua a todos, después de tanto rodeo

sábado, 15 de abril de 2017

Hoy es el día de la Pietà

Hay dos Pietàs especiales, la de Miguel Ángel y la que ahora he conocido de Sebastiano del Piombo, con dibujos del propio Miguel Ángel.

He sabido de ello por una conferencia de Mathias Wivel, el organizador de la exposición que dedican ahora a los dos en la National Gallery de Londres:



Está en inglés, sí. Es una conferencia excelente.

Si no os atrevéis, podéis intentar con estos dos vídeos breves en los que hablan de aspectos concretos. En este de 3 mintuos se fijan en la Piedad de Viterbo, la de Sebastiano y de la capilla Borgherini de san Pietro in Monotorio:



En este otro documentan que Sebastiano del Piombo hizo el dibujo de Lázaro primero y que Miguel Ángel lo corrigió: