jueves, 22 de febrero de 2018

Ramón Gaya sobre arte

En las Cartas a sus amigos hay muchas referencias al arte, como es lógico. Yo sólo me apunte algún detalle. En las tres primeras escribe a Tomás Segovia sobre visitas al Louvre y la última es para Juan Gil-Albert:

Un Rubens (su mujer con sus hijos) que sin duda se trata de un verdadero milagro, sin más, y por tanto de nada nos sirve lamentarnos de su barroquismo de su exceso, de su mal gusto sobrante: los milagros son como son. (235)
Los impresionistas, como ya venía sospechando, son eso que se llama un fenómeno interesante, una empresa interesante, pero un tanto ... vana. Sisley es, desde luego, el mejor –quizá gracias a su pasado inglés-, con Constable y Turner a la espalda. (237)
He visto en el Louvre un trozo original del Partenón que me dejó tieso; cuando uno ve piezas así, deja de repente de entender de arte (238).
 [Sobre una visita a Manzù] De temperamento, de naturaleza somos muy distintos, aunque coincidimos en una especie de actitud (frente al arte moderno), y en pertenecer, uno y otro, a esa línea que yo llamo del sentimiento, para diferenciarla de la otra, más llevada hoy, de la expresividad (524).

miércoles, 21 de febrero de 2018

Lo prometido es deuda

Yo me leí las Cartas a sus amigos de Ramón Gaya en agosto de 2016. Hablé de ello aquí. Al final prometía recoger algunas de las cosas que me había anotado. Cogí el libro, lo puse en la estantería y ahí se quedó hasta que lo vi este fin de semana. Os voy a ir poniendo algunas, empezando por esta de agradecimiento a un amigo:
[A Tomás Segovia] En cuanto a lo ocioso que te parece decirme que siempre te sorprende mi comprensión, no creas que es tan ocioso, pues toda mi vida he sido castigado –por parte de las pocas personas que creían algo en mí o me conocían más a fondo- de ese desdichado aforismo, de que por sabido se calla; no, hijo, no, ahora sobre todo, que no me conoce nadie, necesito de vez en cuando oír ciertos elogios, siempre que no sean exagerados (357).
Estas dos tienen que ver con Galicia:
[En una postal de la fachada de la Catedral a Luis Cernuda 10.09.1933] Saludos desde este Santiago de cuatro horas. Lo encuentro algo angustioso aunque bellísimo, no sé, quizá la precipitación del viaje influya más de lo que yo suponía (171).
[A Tomás Segovia sobre Caxías, cerca de Lisboa, donde vivía su hija, en la desembocadura del Tajo] Es algo muy español, algo como una ría gallega cruzada con un pueblo gaditano, Cádiz y Lugo mezclados, si es que puedes imaginar algo con estos datos (287).

martes, 20 de febrero de 2018

Rescatando del archivo

He estado revisando cosas que tenía guardadas de un artículo que se quedó en el cajón por 2008. Ahí tenía cosas sobre tradición clásica y poetas del Cono Sur y entre ellas datos que me dio en 2006, cuando le conocí, Enrique García-Máiquez, que entonces estaba trabajando en Oficio, su antología de Ibáñez Langlois. De él me copiaba este poema:
VITA BREVIS
La aurora todavía resplandece
sobre las lágrimas de tu Bautismo
cuando todo está oscuro y alguien viene
a hacerte el signo de la Extremaunción.
De este poema me olvidé, pero el hecho es que a finales de ese año 2006 recogía yo cosas de la Aurora en la poesía de Ibáñez Langlois. Y más adelante me dediqué a recoger cosas sobre la Aurora, así que Enrique, ya ves cómo me olvidé, aunque no fue en vano tu desvelo.

---
[José Miguel Ibáñez Langlois, Poemas dogmáticos II, Editorial Universitaria, segunda edición, Santiago de Chile, 1995]

lunes, 19 de febrero de 2018

La liebre de los ojos de ámbar, de Edmund de Waal

Me gustó mucho este libro. Es un relato biográfico de una familia judía de origen ruso, con paso por Paris, Viena y Londres, los antepasados del escritor, Edmund de Waal, un ceramista muy conocido y que ha escrito este libro con la delicadeza con que modela sus obras: con precisión, amor al detalle y sobre todo comprensión por todos los personajes, familiares suyos. A mí me fascinan esas familias centroeuropeas de élite, siempre un poco fuera de sitio y a la vez en el medio de todo. El hilo es la colección de netsuke japoneses que compró un antepasado suyo muy parecido al Swann de Proust (tanto que podría ser de hecho el modelo del personaje). La parte que dedica a la rama de la familia de Viena en el primer tercio del siglo XX es quizá lo mejor de todo.

Yo este verano pasado me encontré algunos netsuke en el Museo de Israel. En Oxford, en el Ashmolean, también tenían. Allí estaban las cajas lacadas (inro) que les servían de monedero y que tenían en el otro extremo de la cuerda los netsuke, como botones que cerraban el inro y lo sujetaban al kimono:



Del Ashmolean es curiosamente esta foto de un netsuke, una liebre con los ojos no sé si de ámbar:



Y en esas (estoy hablando de hace unos meses), leí esta reseña, que me interesó mucho, sobre figuritas encontradas en excavaciones. Me interesó sobre todo por el cambio de enfoque respecto al positivismo, que se contentó durante  decenios sólo con medirlas. La nueva actitud es preguntarse para qué servían, algo que parece evidente, pero que nadie se quiso preguntar en el reino de la supuesta razón.

viernes, 16 de febrero de 2018

Un obispo magnífico y pacífico

Le hice una foto a esta lápida hace tiempo. Ahora la he leído y es de Don Fernando de Andrade y Sotomayor, nada menos. Nació en Vilagarcía de Arousa, donde hizo varias fundaciones.






El texto:
Lege et luge super extinctum regni columen, pauperum levamen, ill.m praesulem exll.m principem D. D. Ferdinandum de Andrade et Sotomaior Marchionum de Villagarcia prolem, pontifex fuit Palentinus, Burgensis, Seguntinus, Conpostelanus, Pro Rex Navarrae, Aragoniae, Gallaeciae, vir omni honore maior, pius, prudens, pacificus, magnificus in cunctis. Obiit 21 Ianuarii anno 1655, aetatis 76. Requiescat in pace.
Lee y llora* por el sustento extinto del reino, el consuelo de los pobres, el ilustrísimo prelado y príncipe don Fernando de Andrade y Sotomayor, de la prole de los marqueses de Villagarcía. Obispo fue de Palencia, Burgos, Sigüenza y Compostela, Virrey de Navarra, Aragón, Galicia, varón mayor que todo honor, pío, prudente, pacífico, magnífico en todo. Murió el 21 de enero de 1655, con 76 años. Descanse en paz.



---
*"Lege et luge" (lee y llora) se lo copió para su gran lápida de la capilla del Pilar el Obispo Monroy.


jueves, 15 de febrero de 2018

Otro tímpano y dos lápidas

En el Museo hay otro tímpano con la escena de la Adoración de los Reyes, otro para la colección que tenemos en Santiago (ahora puedo recordar cinco más, por lo menos: en santa Clara, detrás de Mazarelos, en san Benito, en san Fiz, en la Corticela):


Aquí está la señora (¿o monja?) que mandó hacerlo:


Por el claustro me paré a mirar lápidas, por ejemplo esta de Andrés Alonso Polo, cánonigo en Toledo y Santiago, destacado (egregie excultus) tanto en letras griegas como hebreas (literis tum Graecis tum Hebraicis) y experto en hablar y escribir hermosamente (pulchre dicendo scribendoque peritus):


En esta otra pone abajo: Mors sceptra ligonibus aequat (la muerte iguala los cetros y las azadas)




miércoles, 14 de febrero de 2018

Tapices de Rubens en la Catedral

Esta vez no había nadie vigilando el Museo de la Catedral, así que me puse a hacer fotos de la serie de tapices de Rubens sobre Aquiles.

En esta el niño Aquiles es sumerigido en la laguna Estigia por su madre, para hacerle inmortal y con eso tan ridículo del talón, que es un relato ajeno al mito griego. Es un romano quien lo cuenta, Estacio. Pero la verdad es que el azul del agua y el rojo del manto de Tetis son impresionantes:






He dejado varias fotos parecidas porque parece como que se viera que lo está metiendo y sacando del agua:






Esta es la famosa escena de Aquiles en el gineceo


El tonto de él, probándose el casco. Así lo pillan y lo mandan a una muerte probable:




Y este tapiz  es el de las armas que le hace Hefesto: